Somos seres que interrogan a todo momento, eso es lo que hace el intelecto, buscar y encontrar las respuestas a lo que no se entiende, y en el caso de la tecnología  es aún mayor esa inquietud. Cada vez es mayor la “carga tecnológica” y su incidencia en nuestras vidas, y conocer la naturaleza, los usos y los beneficios de la misma se convierte en un camino que puede ser simple y entendible,  difícil de comprender, o quizá en extremo complejo. Esto depende en gran medida, y como describiremos a continuación, de quién y cómo nos es explicada dicha tecnología. En esta serie de 3 artículos, iniciaremos con “El Qué” .

El Qué

La tecnología avanza cada vez a mayor velocidad.

Responder a una pregunta, aparentemente sencilla y básica: ¿qué es una computadora?, nos lleva a revisar un camino lleno de investigaciones, sorpresas, hallazgos; a un real compromiso del ingenio humano. Vamos a hablar un poco de esto.

Sabemos que ahora una computadora no solo es exclusiva de las grandes corporaciones o de áreas muy específicas del gobierno, como lo era allá por la década de 1965-1975 en nuestro país, con aquellos centros de cómputo gigantescos, con clima artificial, piso falso, batas blancas, etc… sitios con áreas restringidas, con personal altamente especializado, la entonces denominada nueva “elite” de personal en las empresas. Se usaba mucho espacio, cientos de metros cuadrados que contenían además de la unidad central de procesamiento (CPU), lectores y perforadoras de tarjetas y grandes cintas magnéticas para el manejo de los datos. Ya en este punto, la era inicial, la de despegue, el responder a ese “qué “ era sólo exclusivo de pocas mentes ya entrenadas y altamente especializadas.
Esta época, se puede decir, que se caracterizó por una especie de “manto” que une y, paradójicamente, separa los conceptos de la ciencia aplicada y del misterio o ciencia-ficción. Estos tiempos abren las puertas que unen los caminos donde ambas tendencias (la ciencia y la ficción) empezaron a develarse y a converger, inició la época de la computación aplicada. Máquinas que facilitan las actividades humanas.

Esto evolucionó, y ya en la época de los ‘80 y ‘90 las grandes y medianas empresas entraban al mundo de la informática con equipos denominados “mini computadores” que, como uno de sus principales objetivos, ayudaban a descentralizar la automatización y la operación de los sistemas centrales, trayendo grandes beneficios como poder automatizar la administración en diferentes localidades de las empresas, lo que garantiza un crecimiento nacional e internacional de dichas corporaciones con un manejo uniforme de los indicadores de producción, la contabilidad, la nómina, etc…. , y trayendo un nuevo reto: ¿cómo intercomunicar los diferentes centros de procesamiento?

Casi al unísono, llega otra explosión tecnológica con la llegada de los “sistemas abiertos”, del cómputo personal y del internet. Entonces se revoluciona y evoluciona aún más la posibilidad de tener en nuestras manos y en nuestro escritorio “poder de cómputo” para resolver distintas labores administrativas y operativas que demandaban una mejor automatización y velocidad, dando como resultado una mayor productividad de las empresas. Llega la tecnología que posibilita el estar comunicados “en línea” con nuestros pares en otros países o regiones, nace el correo electrónico, el cómputo en la red, y en resumen, los ambientes colaborativos que “intercomunican“ a empresas de cualquier tamaño alrededor del mundo, las cuales tienen entre sí un factor común: forman parte de una cadena de valor. Inicia la etapa de la “inmediatez” y de la comunicación en red.

En esta etapa de pleno crecimiento y distribución tecnológica, , ese “qué “ fue haciéndose una respuesta más familiar, ya de uso cotidiano, la tecnología estaba ya en cada centro de trabajo y en nuestros escritorios, pero también en los hogares, de manera común ya se usaban las computadoras no solo para ayudarnos a resolver necesidades de negocios, sino también para facilitarnos actividades y tareas de la vida diaria y, para asombrosamente, regalarnos el entretenimiento y la diversión. Ese “qué” ahora se responde con conceptos como: dispositivos capaces de acelerar las tareas cotidianas, de permitir comunicarnos de diferentes formas a cualquier parte del mundo y además de brindarnos muchas horas de entretenimiento.

Lo que sigue ya es historia más conocida para todos nosotros, año con año, o trimestre a trimestre, se mejoran los dispositivos inteligentes, la IA, el CRM, las APP’s, el IoT, y tantos otros acrónimos de uso común para las actuales y, de paso sea dicho, pasadas generaciones, pero es aquí donde deseo detenerme un momento y detallar, en este primero de tres capítulos, una probable respuesta al “¿qué es la tecnología”?; posteriormente haré referencia al “¿por qué” la usamos? y al “¿para qué” nos sirve?.

Cabe señalar que en adelante, me circunscribo ya casi exclusivamente a lo relacionado PRINCIPALMENTE con las TIC (Tecnologías de Informática y Comunicaciones) aplicadas de manera empresarial.

Con base en lo anterior, ahora enriquezcamos nuestra respuesta del “qué ?“ en materia de informática con enfoque en los negocios.

Las necesidades de mejorar la productividad existen desde siempre, el objetivo: hacer más en el menor tiempo posible. Y para esto la tecnología ha jugado un papel clave en el transcurso del tiempo. Cada vez hay una oferta mayor de productos, de servicios y de soluciones más especializadas, más sofisticados y, digámoslo así, con un alto grado de “hermetismo y colaboración” tecnológica (nuevamente paradójico), pues lo que da el valor a este tipo de soluciones proviene de la propiedad intelectual de sus creadores, pero también de las ideas y mejoras aportadas por las comunidades especializadas en todo el mundo.

Dicho esto, podemos deducir que cuando estamos buscando alguna solución especializada basada en TIC, encontramos comúnmente que, dada la sofisticación tecnológica alrededor de ellas, las personas encargadas de explicarnos en “QUÉ” consiste dicho producto y/o servicio, nos llevan frecuentemente por derroteros con un lenguaje especializado, acrónimos algunas veces incomprensibles, características irrelevantes (en cuanto a lo que necesitamos saber), así como a todo un “tour tecnológico” que en muchas ocasiones nos deja mucho más confusos que al inicio de nuestras indagatorias.

Con énfasis en el plano empresarial que nos atañe, quisiera continuar afirmando que, en mi opinión, la misión y función de un CIO, de un Director de Sistemas o de un responsable de informática NO es la de ser un experto en TIC, sino que, más bien, es la de ser un experto en entender las necesidades de negocio actuales y futuras para que, a través del uso planeado de tecnología, se logre alinear y dar sinergia a que los recursos en sitio de las TIC ayuden y soporten los objetivos y planes de negocios de las empresas o KPIs, esto es, que las inversiones actuales y futuras en TIC, se hagan con el objetivo principal de incrementar la competitividad del negocio y no solo ayuden a incrementar la velocidad con las que se hacen y administran las transacciones comerciales.

Regresando a nuestra pregunta, cuando nos vemos en la necesidad de entender el “QUÉ” de nuevos productos o servicios tecnológicos, podemos encontrar comúnmente dos perfiles de “socios externos” que nos explicarán con lujo de detalles las bondades y características de su propuesta de solución al requerimiento especificado.

El primero de ellos es el perfil de personas y empresas donde dominan y se privilegian los aspectos técnicos, los cuales nos llevarán por caminos sofisticados, llenos de especificaciones, de “benchmarks”, de tendencias exclusivamente tecnológicas y del “state of the art” y de otros vocablos similares, donde el común denominador es: el producto y/o servicio “xxxx” es el mejor del mercado, el más rápido, el que usa la tecnología más avanzada, y la fuente de dicha información es, casi siempre, el mismo fabricante de la propuesta de solución.

En este escenario, se ven al menos dos grandes retos:

El Primer Perfil, esta orientado a la Transacción, no le interesa si el producto resuelve al 100% una necesidad, sino “llegar a la cuota”
1.- La persona o grupo de trabajo que nos está explicando su propuesta, desconocen mucho de lo que es el mercado real, de nuestro Negocio y de la aplicación de tales tecnologías en escenarios como el que deseamos nos ayuden a resolver, y,
2.- Que el producto y/o servicio en cuestión parece que no tiene un grado de madurez tal que, a través de referencias confiables, y experiencias reales, se pueda constatar su utilidad. Dicho sea a manera de resumen, el “QUÉ”, en este escenario aún nos presenta grandes interrogantes.

El segundo perfil, está constituido por personas y empresas que, dada su experiencia probada en el campo e independientemente del grado de sofisticación y “ciencia” que tenga el producto y/o servicio en cuestión, son capaces de articular y de explicar en un lenguaje directo, común y simple, el “QUÉ” y los beneficios y ventajas de su propuesta de solución, donde además nos expliquen con detalle los escenarios de operación y productividad esperados si la decisión de inversión les resultare favorable, recordándonos que el precio inicial de compra es solo una parte a considerar, pues nos indican que existe un vocablo denominado “costo total de propiedad”, que implica todas las variables financieras a considerar durante el ciclo total de vida del producto o servicio, por lo que, al usar estos métodos más completos, los escenarios esperados toman mayor consistencia, pues permiten cuantificar las inversiones, los beneficios y el retorno de la inversión planeada, amén de dar mayor certidumbre tecnológica, pues el entendimiento técnico se hace mucho más digerible.
Parafraseando sobre el hecho de acercarnos a socios con este perfil de empresas, podemos deducir que la experiencia dicta mucho, pero la buena experiencia dicta aún mucho más.

Cuando se trata de emprender un proyecto de inversión TIC, contar con un consultor que “desquite el sueldo” pero sobre todo nos dé certeza y confianza a través de esclarecernos el “QUÉ “ de una forma asimilable, es una inversión que, como lo dice el término, genera los frutos y/o dividendos esperados.

A manera de resumen se puede asentar que cuando el “QUÉ” nos es explicado de una forma que parezca trivial, aunque en el fondo sabemos que no lo es, puede ser un indicador clave de que estamos ante una persona y/o empresa que sabe y conoce lo que hace. Probablemente ese sea un buen criterio para “asociarnos” con el(los) en proyectos futuros de TIC.

La belleza de “simplificar lo complejo” nos ofrece confianza y pronostica éxitos en los proyectos TIC, por supuesto sin menospreciar ni olvidar la calidad, la administración, las metodologías y la ejecución en tiempo y forma acordadas entre ambos “socios tecnológicos”, y aquí entonces, el “QUÉ” se convierte en algo entendible, digerible y por supuesto dimensionable. Un escenario ganar-ganar es lo que debemos buscar y esto se logra del mutuo y total entendimiento, de tal forma que la interrogante “QUÉ? “ haya sido debidamente aclarada y entendida, y deje de ser algo que nuble nuestro criterio de selección y nos deje vislumbrar los resultados esperados.

En SERVICES4iT estamos genuinamente comprometidos en desarrollar soluciones tecnológicas que permitan que las organizaciones como la tuya logren sus objetivos de Negocio utilizando la tecnología correcta.


¿Cómo te Apoyaremos durante esta cuarentena?

Te daremos las mejores recomendaciones para poder llevar la operación de TI de tu Oficina a casa de manera segura:

  • Conexiones VPN Seguras y Telefonía IP (En tu Smartphone o Laptop).
  • Ciberseguridad (Ver artículo “Ciberseguridad en Casa”)
  • Soporte Técnico Remoto (Ver Sitio de Soporte)
  • Servicios de Nube para llevar tus aplicaciones a Nube Pública (IaaS y SaaS)
  • Servicios de Protección en Nube con Servicios de BaaS (Backup as a Service) y Disaster Recovery as a Service (DRaaS). (Ver artículo “¿Que es BaaS y DRaaS?”) y Nuestro Servicio sin costo por 30 días de PROTEGER.MX. Presiona Aquí. 
  • Presiona la siguiente imagen para mayor Información.

Deseándoles Salud y que sus Organizaciones sigan Productivas ayudando a que nuestra economía siga moviéndose.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí